Pueblos mágicos del Estado de México

Pueblos mágicos del Estado de México

Hasta el momento son 10 los pueblos mágicos del Estado de México designados como tal por la Secretaría de Turismo. Te contamos cuáles son, en orden de preferencia.

Para aventura, arqueología y descanso

  1. En Tepotzotlán me encantó recorrer el Ex Convento de San Francisco Javier. Por sus abundantes adornos, su fachada ha sido llamada alguna vez “la joya de la corona del arte churrigueresco en México”. Un convento para recorrer lento e imaginando la vida de franciscanos.

  2. Valle de Bravo se encuentra entre mis 3 pueblos mágicos del Estado de México favoritos. La posibilidad de practicar deportes de aventura, caminar por la montaña y respirar aire más puro lo hacen perfecto para una escapada de fin de semana diferente.

  3. Teotihuacán: ¿qué decir del sitio arqueológico más atractivo del Estado de México? Su visita es obligatoria si estás de paso por la Ciudad de México. En un paseo que puedes hacer en un día (o tal vez menos). Te recomiendo llevar sombrero, protección solar y muchas ganas de caminar (¡y de subir escaleras!).

Para caminar y caminar sin cansarse

  1. El Oro: es una de las antiguas glorias mineras del país. Esto es lo que aún mantiene el atractivo turístico. Aunque su esplendor minero se haya agotado hace tiempo, su historia sigue captando la curiosidad del turista.
  2. Malinalco: la historia de Malinalco se remonta a épocas prehispánicas al haber sido poblado por las culturas teotihuacana, matlazintla y azteca. Además de hermosos paisajes se destaca su legado arquitectónico.
  3. Metepec: el nombre significa en la lengua náhuatl “sobre el cerro de los magueyes”. Es un típico pueblo de México en el que uno se siente en el México Antiguo, con sabores, olores y colores que nos transportan de época.
  4. Ixtapan de la Sal: sus aguas termales con propiedades curativas han hecho de este pueblo un destino turístico muy recomendado. Además, Ixtapan cuenta con el parque acuático de mayores dimensiones de América Latina.

  5. Aculco: lo otomíes moran en esta región y conservan celosamente sus tradiciones. Esto hace que podamos adentrarnos en un pueblo con costumbres diferentes y muy marcadas. Ideal para relajarse y disfrutar de una energía particular.
  6. Villa del Carbón: las viviendas de piedra con puertas y balcones de madera hacen de este pueblo mágico un lugar muy recomendado para disfrutar de unas vacaciones.
  7. San Martín de las Pirámides: su nombre se debe al área prehispánica que se encuentra en su territorio. Además de la geografía, se puede conocer el club campestre Teotihuacán, la Capilla de Santa María Palapa y otras atracciones turísticas.

Los pueblos mágicos del Estado de México esperan para recibirte y compartir contigo sus bellas tradiciones, sus exquisitos sabores y su calidez única. Son especiales para pasear en auto, o llegar en autobús. ¿Qué esperas?

Web Analytics